¿Por qué fue Attolini con Pimentel?

julio 9, 2024
minutos de lectura
Círculo Rojo
EL COAHUILENSE

Ayer, el diputado de Morena, Antonio Attolini Murra, visitó al secretario de Gobierno, Óscar Pimentel González. En su comunicado el legislador dejó ver que se quedó con buena imagen del funcionario.

La razón de esa visita, sin embargo, no fue pública y en realidad se trata de una cortesía política: resulta que el de Morena sigue el asunto del atropellamiento de aficionados del Monterrey, que asistieron a un juego donde el Santos Laguna jugó local el pasado 21 de enero.

El asunto no es menor: la Dirección de Seguridad Pública municipal, a cargo de César Antonio Perales Esparza, fue obligada por el ICAI a responder sobre el protocolo implementado que se pidió a través de una solicitud de transparencia realizada por Attolini.

💬 | Únete a nuestro canal de WhatsApp para que recibas las noticias y trabajos destacados de El Coahuilense Noticias.

El Comisario “Quito” primero declaró reserva y luego, ya forzado por el ICAI, declaró incompetencia y junto con la dirección de Protección Civil y Bomberos (que no era objeto del pedimento de información), echaron la culpa a la secretaría de Gobierno de Pimentel, en concreto a la subsecretaría de Protección Civil de Francisco Martínez Ávalos.

Hasta la LigaBBVAmx

El problema detonado por la respuesta del comisario Quito, va más allá del absurdo, porque Attolini no se detuvo y llevó el asunto ante Mikel Arriola, presidente de la LigaBBVAMx, cuyo reglamento establece que ahí dónde juega un equipo de la mencionada liga, las autoridades municipales deben garantizar las condiciones de seguridad y protección ciudadana.

Así que, aplicando el reglamento a rajatabla (cosa difícil pero no imposible de que ocurra), la incompetencia del Comisario Quito tendría como consecuencia que Torreón perdiera a su equipo insignia.

🗞 | Suscríbete aquí al newsletter de El Coahuilense Noticias y recibe las claves informativas del estado. 

Attolini está en posición de gol y la cuestión radica ahora en saber si de lo ocurrido está enterado el alcalde Román Alberto Cepeda y de cómo le entrará al asunto el de por sí emproblemado Alejandro Irarragori.

Las tablas de Josué (el de la UAdeC)

No se trata del bíblico personaje que fue ayudante de Moisés, el poseedor de las tablas, sino de Josué Garza Carrales, el Oficial Mayor de la UAdeC. El único parecido es que, como aquel del Antiguo Testamento, a este le faltan las tablas que sí tiene su líder José María Fraustro Siller, en el afán de conquistar la tierra prometida que, para el caso, es la universidad.

El Josué oficial mayor es el rostro visible de un grave problema para el rector Octavio Pimentel Martínez, en términos laborales y, por lo tanto, de gobernabilidad en la casa de estudios.

El malestar en la UAdeC es porque, ante cualquier solicitud de directores de escuelas y facultades, así como de los titulares de dependencias, siempre reciben negativas.

“No hay horas ni plazas”, repite ya hasta de manera ofensiva, pues cuando alguien se le acerca a darle el saludo, responde así, por si acaso el amable interlocutor trae bajo el brazo algún pliego de peticiones.

En los hechos todas las contrataciones, promociones y recategorizaciones están congeladas desde hace meses, más o menos lo que lleva Octavio Pimentel en la rectoría.

Y, por si fuera poco, la base de trabajadores está que arde porque no se autorizó para el período vacacional el pago de guardias, un período esperado por la oportunidad de ganar unos pesos extra.

La duda es natural sobre el mal trato ¿se trata de pura ineptitud y mala educación, una premeditada perversidad extrauniversitaria o una instrucción de la rectoría?

Cuando calienta el sol

Muy quitado de la pena, en Los Cabos, se instaló el diputado Álvaro Moreira desde el fin de semana. Ataviado a la Luismi de ochentera estampa, y pese a lo gozoso de su estancia, no ha faltado quién recuerde la gravedad de “la caída del sistema” priísta del 2 de junio y los precarios resultados que llevaron a la derrota al PRI en los sectores populares saltillenses que todavía presume operar.

“Muy merecidas vacaciones” se dice en el círculo rojo sardónicamente, tanto como en el congreso se oye el consabido “con razón” no quiso ser propietario en la permanente.

Las vacaciones del diputado iniciaron apenas concluyó la Asamblea Nacional del PRI, pues se le vio ahí junto a Carlos Robles Loustaunau, muy disciplinado y como siempre, con la mano alzada aprobando la reforma estatutaria de Alito Moreno.

Pomadoso veraneo

En Saltillo, el alcalde José María Fraustro y su gabinete no han tomado vacaciones porque, en el arranque de su sexto semestre, pretenden cerrar proyectos pendientes y entregar bien. 

Por eso, un tache se anotó Lydia María González, la directora del Instituto Municipal de las Mujeres, que también vacaciona con toda su familia en exclusivo y pomadoso hotel de Los Cabos contraviniendo la política dictada en una expresión del munícipe de pocas palabras: “trabajo normal”.

Federico al quite

Más allá de las amenazas que el alcalde de Francisco I Madero, Jonathan Ávalos, hizo de despido y de denuncias penales contra los policías paristas del pasado lunes 1 de julio, el asunto parece estar en vías de solución.

Dicha solución, sin embargo, no fue del morenista sino del secretario de Seguridad, Federico Fernández Montañez, cuyos buenos oficios convencieron al munícipe y a los policías inconformes de volver finalmente al Mando Único.

El municipio es estratégico por su vecindad con Durango y, como Parras, se ha vuelto un territorio huachicolero y de operación de bandas de otros giros, pero ese es otro tema.

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en

Versión impresa

Don't Miss