Vie. Mar 1, 2024

Por Dorian Arrzúa

Ramos Arizpe, Coah.- La riqueza gastronómica de México es un tesoro cultural inigualable, con platillos que no sólo alimentan el cuerpo, también el alma; sus platillos son el resultado de tradición y arraigo. 

Entre estos manjares, los tamales ocupan un lugar especial en la mesa mexicana; más que un simple platillo, son la viva expresión de la identidad de un país. 

En ese contexto la historia de “Tamales Susita”, en Ramos Arizpe, cobra vida mediante Patricia López, conocida cariñosamente como Paty.

Los tamales, con su masa a base de nixtamal o maíz, envueltos en hojas de maíz o plátano, y rellenos con una variedad que va desde pollo hasta dulce, se han mantenido en el gusto de la gente hasta convertirse en una pieza fundamental de la cocina tradicional. Pero pocos conocen su origen, el cual se remonta a este municipio coahuilense, la cuna de esta delicia culinaria. 

Paty López, propietaria y principal cocinera de “Tamales Susita”, es una de las guardianas de esta tradición.

Su establecimiento –en Melchor Ocampo 244, entre Matamoros y Acuña– es el fruto de 50 años de dedicación y amor por la cocina de tamales. El legado comenzó con tres mujeres emprendedoras, siendo una de ellas Paty. Su tía es la precursora del negocio.

Pese a tener ayuda de familiares para transportar y vender, Paty y su tía son las únicas encargadas de la magia detrás de la preparación de este platillo. Paty destaca la importancia de las tamaleras, dice que es una labor que merece un reconocimiento más profundo, ya que los tamales son compañeros insustituibles en celebraciones clave para los mexicanos: cumpleaños, posadas, rosarios y, por supuesto, el Día de la Candelaria.

Tamalera por excelencia, Patricia López comparte que su dedicación no ha disminuido en los 20 años que lleva trabajando en “Tamales Susita”. El amor por su oficio nació cuando, siendo niña, observaba a su tía preparar los manjares. La práctica y experiencia han convertido su cocina en un santuario de aromas y sabores, con la velocidad de su trabajo dejando a cualquiera incapaz de seguirle el paso.

El reconocimiento de Paty como la principal tamalera en diferentes empresas y su propia colonia no se debe sólo a la velocidad y puntualidad en la entrega, sino también a la variedad de productos complementarios que ofrece. Champurrado, buñuelos y crema de elote son parte de la oferta que ha catapultado su negocio en la escena culinaria local.

El secreto detrás del sabor irresistible de los tamales de Paty no sólo radica en la elección de ingredientes frescos y de alta calidad, también en el amor que ella vierte en cada preparación. 

Además de ser una exitosa empresaria, demuestra su generosidad al preparar bolsas de tamales para repartir en las colonias más sencillas y regalarlos a repartidores de periódicos, basureros y amigos, acto que refleja el corazón que ha alimentado su pasión y compromiso a lo largo de los años.

En una época donde las tradiciones a menudo se ven amenazadas por la modernidad, “Tamales Susita”, dice esta cocinera, representan una especie de faro para que no se pierdan las tradiciones, “nuestras raíces culinarias”.

TE PUEDE INTERESAR:
https://www.elcoahuilense.com/cultura/baku-una-carrera-musical-nacida-entre-la-pandemia-y-la-sopa-maruchan/

2 comentarios en «Paty, un faro para la tradicional cocina del tamal»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *