La triste historia de Camila

marzo 30, 2024
minutos de lectura
El asesinato de Camila, una niña de 8 años, conmocionó a Taxco y todo el país.
El asesinato de Camila, una niña de 8 años, conmocionó a Taxco y todo el país.

Por Arturo Rodríguez García

La historia de Camila, la niña secuestrada y brutalmente asesinada en el barrio La Florida de Taxco, Guerrero, ha conmocionado a la sociedad mexicana. 

Este trágico hecho pone de manifiesto la vulnerabilidad de los derechos humanos, en particular, el derecho a la vida, la seguridad, la integridad personal y la justicia, que son fundamentales para el desarrollo de una sociedad justa y equitativa.

El secuestro y posterior asesinato de Camila reflejan una disposición a la violencia a cambio de dinero que debe ser considerado especialmente horrendo. En primer lugar, el secuestro de un niño es un acto repudiable que atenta contra su libertad, su integridad física y emocional, así como su dignidad. 

En este caso, el hecho de que la niña fuera encontrada sin vida en una bolsa para basura revela el grado de crueldad y desprecio por la vida y dignidad por parte de sus captores.

Además, la exigencia de un rescate económico para la liberación de la niña muestra la mercantilización de la vida humana, que es inaceptable en una sociedad que se precie de ser mínimamente civilizada. 

El linchamiento posterior de los secuestradores por parte de los habitantes de Taxco también es un acto de violencia que contraviene el principio de justicia y el respeto del debido proceso legal. Ahí donde la presencia del Estado es insuficiente, la justicia es concepto volátil, tanto que acaso abruma la celeridad de la empatía con los linchadores.

La autopsia que revela que Camila fue estrangulada y posiblemente torturada antes de morir agrava aún más la atrocidad de este crimen. La tortura es una de las vulneraciones más graves a la dignidad de las personas, sus secuelas físicas y psicológicas pueden ser irreparables inclusive para las víctimas colaterales.

Ante esta lamentable situación, es imperativo que las autoridades competentes investiguen a fondo este caso, identifiquen a los responsables materiales e intelectuales del secuestro y asesinato de Camila, y los lleven ante la justicia. 

Asimismo, es fundamental que se garantice la protección y el apoyo a la familia de la niña, así como a la población de Taxco, para prevenir futuros actos de violencia y garantizar la seguridad de todos los ciudadanos, lo que a estas alturas en Guerrero y muchas zonas del país es un sueño que se antoja inalcanzable.

En este sentido, es crucial que la sociedad en su conjunto reafirme su compromiso con el respeto de los derechos humanos y la erradicación de la violencia en todas sus formas. Solo a través de la promoción de una cultura de la paz, de respeto, tolerancia y justicia, podremos construir un país donde la vida, la libertad y la dignidad de todas las personas sean respetadas y protegidas.

En memoria de Camila y de todas las víctimas de la violencia, es urgente que las cúpulas políticas y sus militancias superen la proclividad a la polarización, inclusive de este caso, para que juntos hagan un llamado a la solidaridad, la empatía y la justicia como principios rectores de nuestra convivencia social. 

No podemos permitir que casos como el de Camila queden impunes o se repitan en el futuro. Es responsabilidad de todos y todas trabajar juntos por un México más justo, seguro y respetuoso de los derechos humanos.

Sin equidad

Las maniobras emprendidas por Cuauhtémoc Blanco parecen darle frutos, aun cuando rebasarían los límites legales. 

Como se sabe, cuando a inicios de año anunció sus intenciones por conseguir una diputación plurinominal, aseguró que no pediría licencia al cargo como gobernador de Morelos, ya que una consulta jurídica le había revelado que no era necesario; y aunque en los últimos días recibió un revés del TEPJF, que preside Mónica Aralí Soto, para separarse del Ejecutivo local al tener como límite el 4 de abril, Blanco Bravo ha conseguido rebasar el artículo 55 constitucional, donde se asienta literalmente que los mandatarios estatales no podrán ser electos en las entidades de sus respectivas jurisdicciones durante su periodo en funciones, aun cuando ya no tengan que ver con sus puestos. El propio Citibanamex ha expuesto que el exfutbolista buscaría evadir acusaciones por asociación delictuosa y corrupción; mientras que la candidata de coalición ‘Dignidad y Seguridad por Morelos, Vamos Todos’, Lucy Meza, no quita dedo del renglón para que el Congreso del estado le niegue la licencia.

Al exfutbolista le urge el fuero y no es para menos.

Encuentro con mujeres

Quien anduvo muy activo en Valle de Bravo en Semana Santa fue el Senador Eruviel Ávila, que se reunió con más de 200 mujeres y representantes de la región para promover el proyecto de Claudia Sheinbaum. 

El ex gobernador del Estado de México intercambió ideas y atendió inquietudes de las recién sumadas al programa Mujeres que Logran en Grande y les dejó muy en claro que de su pasado priista prefiere no acordarse y en el PRI mexiquense tal parece que la ausencia de Eruviel les está resultando más dolorosa de lo previsto.

MÁS DEL AUTOR:

Arturo Rodríguez García

Director en El Coahuilense y Notas Sin Pauta; reportero en la revista Proceso y columnista en El Heraldo de México.

Síguenos en

Versión impresa

Don't Miss