Vie. Mar 1, 2024

Por @ArriagaXxximena

“El envejecimiento es lo que pasa si tenemos suerte;

significa que estás vivo” 

Cindy Crawford

Después de sentir “el modo cabrón activado”, pues cantamos a gritos “CCC” en medio de la reunión. Empezó la plática de los “colágenos” y los sugardaddys… Aunque much@s preferimos no entrar en detalles, como en mi caso (en vivo no digo nada, pero en ex-twitter comparto todo (toooodo dije)),  otr@s sí hicieron confesiones derivadas del tema de la rola, pues cuenta que va a tratar taaaan bien a su pareja que desatará envidias. 

La mayoría de estas confesiones se referían a pretender una pareja joven para “inyectarse juventud” o bien dejarse querer por algún sugardaddy con futuro asegurado que pudiera compartir económicamente su generosidad. Concluimos que la juventud es muy apreciada por el solo hecho de la edad corta; en cambio, para admitir a una persona mayor en nuestras vidas sí era necesario cumplir con requisitos de buena forma, buena cartera, buen ánimo… Algo así como que nos cumpliera las CCC (ponernos casa, carro y chofer) de la canción, sino definitivamente los más grandes no contarían con nuestra atención. 

Me puse a pensar qué tanto nos cuesta aceptar por un lado a la gente adulta mayor y por otra el envejecimiento propio. 

Se incluye en el Código Civil para que sea reconocido como obligación de los hijos dar alimentos a los padres. Por imposibilidad de éstos, los nietos.

Si tuviéramos de marco social (como otras antiguas culturas) la honra a los mayores, no sería necesario este tipo de legislación. Se incluye también en la Agenda 2030 para evitar los casos de discriminación por la edad porque es un asunto contundente y real.

Quienes pasamos los treinta hemos padecido por lo menos alguna expresión a nuestro parecer despectiva como “seño”, “ruco”, “doña” y, por decir lo menos, “chavo-ruco”, o que nos hablen de usted a pesar de saber que a las nuevas generaciones les vale madre tutear a todo mundo. 

Nos empezamos a identificar con ciertos memes, por motivos de malestares, visitas frecuentes al doctor, padecer gastritis, ruidos (¿a ti te truena la rodilla?) o coincidir en dolores de espalda… Aplaudir cuando bailamos, pedir que bajen el volumen a la música para poder platicar, decir que ya nada es como antes… jajajaja… 

Si te sientes identificado, ¿qué se puede hacer? 

Resulta que envejecer es la única forma de vivir. 

Y aunque nos parezca a veces lejana la idea de llegar a ser adulto mayor, en el mundo sabemos que esta tendencia demográfica va al alza por el aumento en la expectativa de años de vida y los avances tecno-científicos que la preservan. Para nuestro México es una realidad. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, para el segundo trimestre de 2022 residían en México 17 millones 958 mil 707 personas de 60 años y más; es decir, 14% de la población del país. Al respecto, la académica de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, Guadalupe Cañongo León, considera que esas cifras nos colocan oficialmente como un país envejecido y las proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) apuntan que para 2050 el 21.5% de la población, unos 32.4 millones, serán ancianos. Es decir, sobreoferta de sugardaddys… ¿Pero en qué condiciones?

Nuestro país nunca se ha distinguido por la prevención, ni por su sistema de pensiones, ni por su eficiencia en los sistemas de salud. Entonces, ¿qué esperamos ante el incremento gradual de la población mayor a 65 años?   ¿Qué preparamos nosotros mismos para el futuro? Pensamos en tener hijos ¿para qué? ¿Para cuidarnos cuando seamos mayores? No debiéramos dejar todo el peso de la pirámide poblacional a los más jóvenes. Estamos con la esperanza guinda de la pensión de los viejitos, pero al presentarse una enfermedad crónica, sistémica o degenerativa, no sirve para mucho sino va unida a un régimen integral de salud, cuidado y prevención. Debemos tener claro que reformar el sistema de atención y apostar por la prevención es caro a corto plazo, pero se vuelve rentable y económico a la larga, lo que no parece quedarle claro a cabecita de algodón que ya ronda esos años.

Es difícil entender el valor de una vida, más si nos pasamos despilfarrándola cada día sin poner empeño especial en disfrutarla, pensando que siempre la tendremos. Fail! 

Las redes sociales huyen de la vejez, buscamos técnicas para vernos más jóvenes, yoga facial, training, meditación, ejercicios Kegel, tratamientos, inyecciones, cirugías… Sin juicios al respecto porque aquí amamos la libertad… Sólo digo: la vida no puede ponerse en pausa. 

Concentrémonos en existir, disfrutar, cuidarnos, vivir… En no buscar quien nos trate bien vergas sino en hacerlo nosotros mismos justo hoy, y  también pensar en cómo nos vamos a mantener el día de mañana, porque mientras no haya una ley que obligue a los políticos a utilizar únicamente los servicios públicos, como hospitales, escuelas públicas para sus hijos, vivir en colonias populares y así, no hay garantía de que los recursos del país sean bien invertidos en estos rubros, porque vivimos en pleno capitalismo; nos tendremos que rascar cada uno con nuestras propias uñas (naturales o postizas).  

Las personas mayores van a ser un colectivo de riesgo cada vez más numeroso. Y por tanto, de las sociedades depende dotar de herramientas para manejarlo. Volver entornos enfocados a la ayuda comunitaria hacia la vejez, eficientar los fondos de ahorro para el futuro, poner la mirada en problemáticas como la soledad, la pobreza en la tercera edad, la falta de cuidados socio sanitarios, no debemos olvidar que tú que me lees, si tienes suerte, también llegarás a ser una persona mayor… 

Algunos dirán que esta frase es de un filósofo reconocido, pero la dijo la súper modelo de los ochenta y noventa Cindy Crawford: “Aging is what happens if we’re lucky; it means that I’m alive” ¡woawww, nada más qué decir! (Traducción en el epígrafe).

Por cierto, las referencias a la rola de Edén Muñoz y Michelle Maciel son porque algunos días amanezco meditando con mantras, otras con algún audiolibro y otras, pues así en medio de un corrido tumbado o algún otro género… Esto es uno, cuando empieza a envejecer… Ojalá continuemos con la suerte de seguir viviendo. 

—-

@ArriagaXxximena

MÁS DEL AUTOR:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *