Mié. Feb 28, 2024

Alétheia

Por Jesús Gerardo Puentes Balderas

Actualmente las encuestas padecen de falta de credibilidad dentro de la población por existir un concepto equivocado de ellas, al ser percibidas como un instrumento de predicción de resultados a futuro: una especie de oráculo de Delfos. Sin embargo, nada más alejado de la realidad.

Sistemáticamente, los partidos políticos han contribuido con dicha percepción distorsionada de un instrumento neutro al que utilizan, perversamente, para proclamar ganadores antes de la contienda con la intención de influir en el ánimo y la decisión de voto del electorado.

Sin pizca de recato, se corrompen las cifras o se realizan estudios de mercado sin el menor rigor científico; juego al que se han prestado algunas consultoras carentes de ética y profesionalismo.

El auge de las encuestas trajo consigo la aparición de múltiples casas inexpertas en estadística y mercadotecnia, lo que trajo como consecuencia inmediata el desarrollo de estudios con diseños deficientes y resultados sesgados de la realidad, pero ajustados a lo que el cliente pidiera.

En el colmo del simplismo, partidos políticos como Morena han creado su propia área de diseño e implementación de encuestas -altamente cuestionadas por sus propios militantes-.

Sin embargo, no todo es perversión, mercenarismo ni mala voluntad; existen empresas y consultorías serias y profesionales con vasta experiencia en estudios demoscópicos y de mercado.

Es oportuno resaltar aquí que, la encuesta, es un componente más de las diversas herramientas y procesos necesarios para un estudio de mercado serio, y elaborado bajo procedimientos con rigor estadístico por despachos expertos.

Las más grandes compañías –Coca Cola, Bimbo, Apple, Samsung, solo por mencionar algunas– las usan cotidianamente por su confiabilidad para obtener información útil sobre el comportamiento de los consumidores.

En este artículo intentaré aclarar, sin profundizar a un nivel académico en su diseño y base científica, su utilidad:

1. ¿Qué son las encuestas?

Son el método cuantitativo más utilizado en investigación de mercados para la recopilación de datos, opiniones y testimonios de personas.

El instrumento utilizado para recopilar la información es el cuestionario: una serie de preguntas prediseñadas para aplicarse a un grupo representativo de la población (muestra).

2. ¿Para qué sirve?

Para satisfacer la necesidad de información sobre la situación actual de la organización, tanto al interior de ésta como hacia el exterior respecto a su posición en el electorado y las otras instituciones políticas.

La información recopilada es una forma de previsión, con el objetivo de implementar estrategias –campañas, discursos, publicidad– que permitan alcanzar las metas propuestas bajo el menor costo y riesgo.

De igual manera, sirven para mantenerse actualizados sobre las tendencias del electorado, las expectativas de los ciudadanos y sus necesidades, entre otros.

3. ¿Qué expectativa no deben generarse?

La encuesta NO GARANTIZA NADA POR SÍ MISMA (no pronostica ni predice el futuro). No obstante, sí que puede ayudar -auxiliada de otras prácticas como los análisis de datos históricos (bases de datos), revisión de casos de estudio, focus groups, y entrevistas, entre otros- a conocer el entorno y hacer una planeación adecuada y enfocada para alcanzar el triunfo en el mediano plazo.

Los expertos en el tema recomiendan mínimamente cuatro estudios de mercado al año con el fin de evaluar si se va por el camino correcto o hay necesidad de corregirlo para así garantizar el crecimiento y rentabilidad como partido para el electorado y acercar más un eventual triunfo.

En resumen, un estudio de mercado diseñado e interpretado con todo el rigor científico mediante el uso de encuestas ayudará a:

  • Identificar áreas de oportunidad.
  • Reducir los riesgos en la toma de decisiones.
  • Obtener información para realizar acciones acertadas para elevar el crecimiento del partido.
  • Resolver con éxito los problemas a partir de información real y precisa.
  • Conocer las necesidades de los electores; lo que sin duda ayudará a responder a ellas de manera eficaz.
  • Posicionar a los candidatos en la mente de los electores.
  • Conocer mucho mejor a sus adversarios.
  • Contar con información para diseñar estrategias, campañas, eventos masivos internos y externos más eficientes.

Finalmente, aunque no sea menos importante, hay que tener claro que, la respuesta a la pregunta de si hoy fueran las elecciones por qué partido o candidato votaría, corresponde solamente a dicho día: solo y exclusivamente a ese día. La información recopilada servirá para conservar o elevar la posición obtenida si se usa adecuadamente, desde esa fecha al día de la jornada electoral.

Lo demás son charlatanería, venta de espejitos y culto a los otros datos.

MÁS DEL AUTOR: 

Un comentario en «Encuestas ¿Qué son y para qué sirven?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *