Jue. Feb 29, 2024

En una dramática muestra de desesperación, el señor Saúl Martínez Sánchez, de 54 años, extrabajador Altos Hornos de México (AHMSA) ha iniciado una huelga de hambre en busca del cumplimiento de las prestaciones laborales que han sido negadas en medio de la crisis que azota la empresa más grande de la región centro de Monclova.

Con 36 años de experiencia en el área de laminadora en caliente, Saúl ha sido un orgullo para sus padres y para sí mismo al disfrutar de salarios y prestaciones superiores a los de otras compañías en la zona. Sin embargo, la situación actual ha llevado a la falta de producción, salarios y prestaciones, dejando a los trabajadores a la deriva.

En los últimos tres meses, Saúl Martínez se ha visto obligado a realizar trabajos adicionales como vender herramientas y se arriesga a perder el patrimonio que ha construido a lo largo de su vida.

Su ayuno es una protesta para que le cumplan el pago de sus prestaciones, por lo cual ha decidido renunciar a cualquier alimento.

Bajo el intenso sol de Monclova, se resguarda y comparte su desaliento: «Ya no tenemos nada», dice. «Ya no hay nada para subsistir».

Actualmente, la empresa enfrenta siete semanas de atraso en el pago de la nómina, incumplimiento de premios de asistencia, vales de despensa y utilidades. Además, se adeuda el pago del ahorro del año pasado y se avecina una quincena sin el medio ahorro correspondiente.

Su esposa, Reyna García, también se ha sumado a la huelga de hambre, buscando una solución urgente para sostener a su familia. Mientras tanto, ella se une a las protestas en las vialidades, en un esfuerzo por hacer oír su voz y exigir una respuesta satisfactoria.

TE PUEDE INTERESAR:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *